Madre e Hijos
Hola! Soy

laura,


te cuento un poco más sobre mí...

 

¿Por dónde empezar? Soy un poco de muchas cosas, como todos los demás, pero empecemos con una anécdota de mi infancia que dice mucho de lo que es mi parte más esencial:

Cuando era niña quería tener sólo un superpoder: leer la mente de los demás…

¿Para qué?

Para saber siempre 
la verdad.

Si tuviera que definirme en pocas palabras eso es lo que sería: una buscadora incansable, casi obsesiva, de La Verdad. La verdad sobre la vida, sobre Dios, sobre mí, sobre nosotros… La Esencia última y originaria de lo que existe… y de lo que no.

TE PODRÁS IMAGINAR, ME PREGUNTÉ EL POR QUÉ DE TODO, LE PREGUNTÉ EL POR QUÉ A TODOS, ME CANSÉ DE PREGUNTARME, LOS CANSÉ DE PREGUNTAR, HASTA QUE…

Como el que busca, encuentra...

Finalmente encontré lo que buscaba

Encontré la verdad. Pero no en la cabeza de los demás. La encontré en mi interior. Descubrí que todo lo que importa, lo único que importa, es lo que hay dentro de mí: en mi mente, en mi cuerpo y en mi corazón. Eso es lo que configura mi vida y ahí es donde siempre debo ir.  Desde entonces no he parado de observarme, conocerme y limpiar de mi sistema las no-verdades que me contaron, que me he estado creyendo y que son las causantes de las cosas que no me hacen feliz.

No eran los otros ni sus mentiras, ni el sistema, ni la economía, sino las mentiras que yo misma me contaba, las que no me dejaban ser feliz. 

Y debajo de ellas estaba el tesoro: el tesoro que soy y que cada día vivo, cuido y disfruto más 🌷.

Laura amor propio observar

Mientras todo eso pasaba me fui convirtiendo en abogada, mamá de tres hermosos hijos y dueña de este hermoso proyecto, entre otros más.

Hoy dedico casi todas mis horas a hacer lo que más me gusta: reflexionar, escribir y contárselo a los demás, escuchar los pajaritos, mirar los árboles por la ventana, escucharme y darme lo que necesito. Cada día me permito más ser la mujer que soy, la pareja que soy, la emprendedora que soy, la mamá que soy, dejando cada día un poco más de lado a la mujer, la pareja, la emprendedora y la mamá que «debería ser». Creo que ese es uno de mis más grandes logros: hacer de mi vida un hogar para mí.

Tengo un fe inquebrantable en la Vida y en que todo es siempre bueno, aunque a veces se sienta mal.

Adoro las ideas, me dan un placer infinito. Me encantan los cristales, el silencio y los colores. Tengo un perro, dos negocios y muchos libros aún por leer. Hay días que apestan para mí y cada día les tengo más paciencia. Cada día me tengo más paciencia. Eso sí, amo, ¡amo!, los días en que siento que puedo comerme el mundo.

C´est moi!

Share